Can Ganassa

Plaça de la Barceloneta, 6.

L4 Barceloneta.

Actualización a 13 de febrero de 2015.

Según nos informan desde el barrio de la Barceloneta, a finales de 2014 este magno garito ha sido traspasado a Rasheed, del Nass, quien seguirá con la actividad. No obstante, dado que el Can Ganassa como lo conocemos ha desaparecido, y con todo el dolor del mundo, pasa a la sección In Memoriam. Espero poder escribir en breve una entrada con el nuevo proyecto de Rasheed, al que se le desea toda la suerte del mundo.

Entrada original.

Salir a practicar ese loable deporte que es el barceloneting trae siempre agradables sorpresas consigo. Una de ellas es descubrir la Plaça de la Barceloneta que, por aquello de ir siempre directo a la zona del carrer Sant Carles, fue ignorada tanto o más como en su día lo fue el Cal Papi.

Pero como alguien se sacó de la manga el dicho “rectificar es de sabios”, toca agarrarse a él cual clavo ardiendo, porque de otra manera no haber tenido en cuenta al Ganassa antes de lo que se hizo debería ser catalogado como fallo garrafal.

El local, regentado por el marido de la mesonera en cap del Bar Electricitat, completa a éste con mucha clase, por lo que os podéis imaginar que el trato va a ser de la misma guisa. Barceloneta 100%. A poco que en la ciudad haga buen tiempo, invadir su terraza es uno de aquellos logros que merecen verdaderamente la pena. Dejando -de comer- aparte su web, en el Ganassa podréis encontrar galeras. Sí, esos bichitos que molan pero que se les condena en la mayoría de casos a formar parte únicamente del fumet de cualquier arrocete. El resto de raciones que le siguen, lo hacen también para bingo y en abundancia. Y, aunque no haya sido aún objeto de un episodio de paella hunters, los arroces del lugar apuntan maneras. Toca no demorarlo.

Y una de las cosas que uno recuerda por encima de sus manjares (lo cual no es ninguna tontería) es el corte del lugar. Si bien se encuentra en una zona con amplia afluencia de turistas, en el Ganassa procuran que no comas con los ojos, que no pidas más de la cuenta. Seas de casa o de fuera. Lo importante es procurar que vuelvas a disfrutar. Y eso es siempre de agradecer.

Rincón de impresión para un barrio que, por mucho que el alcalde quiera hacerlo competir con Montecarlo, no va a dejar de ser l’Òstia.

Rock’n’roll!

Related Entries